Desalar el bacalao

Desalar el bacalao

Muchas veces no disfrutamos de un buen bacalao porque el proceso de desalado no es el correcto. Vamos a ver que de una manera muy sencilla podemos convertir este ingrediente estrella de la cocina en un lujazo. Hay tantas maneras de disfrutarlo… En esta cocina ya conocéis unas cuantas, pero simplemente bien desalado, rebozado y con una fritada de pimientos es sublime. Proceso: El proceso es sencillísimo:

1. Lavar el bacalao bajo el chorro del grifo de agua fresca

2. Sumergirlo en abundante agua fría dentro de un recipiente hermoso con la piel hacia arriba, y poner en el fondo un pequeño plato y asi evitar que este en contacto con el recipiente (en el fondo se va depositando la sal que suelta) .

3. Cambiar el agua cada 12 horas hasta completar 36 horas

“ Durante el tiempo de desalado, es bueno mantener el recipiente en el frigorífico a una temperatura baja uniforme, para que no fermente”

Consejos 

El tiempo recomendado de 36 horas se aumentará a 48 horas si los trozos son muy gruesos.

El toque definitivo para trabajar con un bacalao blanco y jugoso es ponerlo un par de horas remojado en leche. La leche no le aporta nada de sabor, solo blancura y jugosidad.

Luego hay que escurrir bien el bacalao y secarlo con un paño de cocina limpio y trabajar normalmente. Si vais con prisas, saltaos este paso, pero ya que habéis trajinado con mimo para cambiar el agua durante 36 horas, por un poco más…El tema de tenerlo en leche es muy útil para rebozar el bacalao, o para confitarlo y que al servirlo y partirlo se vea blanco y jugoso.

Si necesitamos cocer el bacalao para utilizarlo, entonces pondremos en el cazo mitad agua, mitad leche, e introduciremos el bacalao, y le daremos un hervor si las piezas no son muy grandes y un par de minutos si son buenos lomos.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *